Imprimir

El uso del color en las decoraciones de fiestas

Todos sabemos que el color y su empleo son elementos decisivos a la hora de definir la decoración de un evento. El primer paso es definir el color y seguidamente buscar el tono apropiado para su objetivo.

Existen dos grandes grupos de colores: los cálidos y los fríos. Los colores cálidos incluyen el amarillo, naranja y rojo, mientras que los colores fríos van del verde oscuro al violeta, pasando por el azul. 

Dos conceptos importantes que debemos conocer para lograr una buena elección de colores son la armonía y el contraste. Existe armonía cuando la integración de todos los colores producen una unidad grata a la vista, equilibrada y serena. El contraste cuando la unión de varios colores produce una especie de choque que crea una unidad cromática más vital y dinámica. Con cuidado en que la oposición no sea muy agresiva, sino se produce lo contrario, la desarmonía. Podemos lograr contraste incluso con colores claros y oscuros.

El uso de colores en la decoración de fiestas es muy diverso, y las tendencias igual de variadas. Una forma de usar los colores con resultado armónico deberemos combinar los colores cálidos con otros cálidos y los fríos con tonalidades frías. Por el contrario, si lo que se desea es resaltar determinado elemento puedes usar un contraste con la mezclar ambos grupos. También puedes optar por el tradicional contraste entre el blanco y el negro. 

A la hora de elegir nuestros colores debemos tener en cuenta que es aconsejable no utilizar más de dos o tres colores con el fin de obtener una decoración equilibrada y armoniosa. El uso del color blanco como complemento dentro de nuestra selección puede ser adecuado y no necesariamente debemos contarlo dentro de nuestro trío de colores, ya que este funge como una buena base que iluminará nuestra decoración.

Uso del color 2

suscribirme2