Imprimir

Cómo elegir correctamente una copa para servir vino

como elegir copas vinos p
El saber sobre el vino crece rápidamente, y la cuestión hoy en día no es si tinto o blanco,  y no basta sólo con el contenido de la botella o el barril. También es importante saber en qué copa se sirve.

“Sin la copa correcta, queda sin descubrir una parte importante de la riqueza de aromas del vino o se pierde en el camino entre la copa y la nariz”, afirma Ernst Büscher, del Instituto Alemán del Vino. “la copa cumple una función importante y es la de permitir que el vino alcance su pleno desarrollo y dirigir los aromas en la dirección correcta”.

El disfrutar del vino es también una cuestión de olfato. Por ello, una buena copa difunde los diferentes aromas del vino y los transmite como estímulo olfativo al cerebro.

“Es muy importante que la copa sea estrecha en la parte superior y tenga suficiente volumen para que el aroma se pueda desplegar en el aire”, explica Julia Gold, sommeliere en la bodega Paasburg’s en Berlín.

“También es importante que la copa tenga una buena longitud en el tallo, para que los olores de la piel no se confundan con el aroma del vino, además de permitir sujetar la copa cómodamente por el tallo y no por el cáliz”.

El diseño de las copas de vino debe respetar las curvaturas necesarias para el máximo disfrute de todas las cualidades del vino, antes de degustar un vino, este debe airearse. Por ello, el fondo de la copa debe ser redondeado y el cuenco de la copa debe irse angostando hacia arriba, lo que permite que el vino libere sus aromas al estar en mayor contacto con el aire.

Hay cuatro criterios principales que debe cumplir toda copa de vino para considerases adecuada: estar limpia, ser fina, de tallo largo y clara. Los expertos coinciden en que estas características permite disfrutar mejor un vino.

“El contacto con el vino es más directo, pues al beber de una copa de cristal fino se ponen los labios de punta, de manera que el vino se reparte desde la punta de la lengua por la boca y así todas las papilas gustativas en la lengua disfrutan del vino”, afirma Büscher, señalando que una copa fina influye también menos sobre la temperatura de la bebida.

Los fabricantes de copas de calidad ofrecen a menudo numerosos modelos. Büscher considera no obstante que para el uso en casa es suficiente con un juego de copas de vino tinto y blanco de tamaño medio-grande. Como copa universal, recomienda una con forma de huevo.

 ¿Pero sabe mejor el vino de buenas copas? “El buen vino, sí. El mal vino, seguro que no”, afirma Ortrud Hücherig, de la tienda de productos gourmet Sowohlalsauch en Berlín. En su opinión, beber vino de una buena copa no sólo mejora el sabor, sino que también es una alegría para la vista.

La experta prefiere las copas sencillas y funcionales. “Un diseño sencillo no distrae de la impresión óptica pura del vino”, dice Hücherig, quien aconseja que en ningún caso tendría que usarse una copa de moda sino “formas clásicas sin labrados en el tallo, burbujas o cenefas en la copa”. Nada debe distraernos de la amplitud de colores de un buen vino.

Copas según el tipo de vino

Las copas para vino tinto suelen ser más anchas y grandes que las copas de vino blanco. El mayor tamaño tiene que ver con que los tintos se sirven a temperatura ambiente, por lo general, sin que la temperatura se vea afectada al tomar la copa con la mano.

Por otro lado, las copas de vino blanco son más delgadas y pequeñas que las de vino tinto, ya que el vino blanco se toma a menor temperatura que la ambiente y cuanto menor sea la superficie expuesta, más se conservará la temperatura del vino.

Asimismo, si vas a degustar un champagne, seguramente una copa aflautada es la única opción si quieres disfrutar de este vino sin que pierda la efervescencia.

Si lo que quieres es catar un vino en toda regla, debes elegir la copa de vino para degustación. Esta copa sigue las normas ISO, por lo cual sus medidas están estandarizadas. De forma esquemática, una copa de cata o degustación debe tener un pie de 5 centímetros de alto. La altura del cuenco de la copa debe medir 10 centímetros y la parte más ancha de la copa, 6,5 centímetros. 

 Diferentes copas para diferentes sabores

 Claro que se puede ser cada vez más exigente y elegir una copa de vino para cada variedad y tipo de uva. Así como hay copas de vino tinto y otras para vino blanco, lo cierto es que hay copas más o menos largas y anchas porque ello tiene influencia en cómo degustamos de esos vinos.

Dependiendo de la forma y tamaño de la copa, puedes apreciar los sabores con la punta de la lengua, con la parte media o bien al fondo del paladar, dependiendo de cuán dulce o ácido sea el vino. 

Hay mil y un consejos más sobre cómo elegir la copa de vino, pero espero que estos consejos básicos sean útiles a la hora de disfrutar del sabor del vino, aprovechando todas sus características y potenciando las particularidades de cada uva.

Aquí les dejo un gráfico meramente referencia para entender un poco la diferencia entre una copa y otra
 
como elegir copas vinos d
suscribirme2